miércoles, 21 de marzo de 2012

¿Otra Libranda es posible?

En un interesante artículo reciente de Bestenberg, Alfonso comentaba la posibilidad de una Libranda que funcionara como un repositorio de libros electrónicos para editoriales españolas. Nada me gustaría más ya que, aunque soy un convencido cliente de amazon y usuario desde hace tiempo del kindle, preferiría, como le sucede a Alfonso, que Libranda hubiera sido otra cosa. Acabo de visitar su página y la verdad sigo sin tener muy claro qué ofrecen, pero parece que están lejos de la venta de eBooks.

No digo que no existan alternativas a amazon, pienso en la francesa feedbooks,  la primera que me viene a la cabeza y que algún título en español tiene y no únicamente de dominio público como Gutenberg. Kobo sí habría sido muy interesante, pero no acaba de llegar a España. Lo que sí tengo claro es que detrás del proyecto no basta un emprendedor valiente ni mucho menos una empresa tecnológica, como movistar, que quizá está más interesada en vender dispositivos y servicios asociados que libros. Lo ideal sería que la iniciativa fuera de las editoriales españolas, grandes y pequeñas.

Entiendo que introducir la protección DRM fuera el modo de calmar y convencer a los autores y editores, muy reticentes en España en invertir en convertir sus fondos en formato electrónico para que luego acaben totalmente gratis en sitios de descarga. La verdad es que el DRM, como los anuncios antipiratería en los DVDs originales, castiga únicamente al comprador legal. No se trata a mi entender de buscar una alternativa al DRM de adobe, lo mejor sería eliminarlo sin más. ¿Por qué tiene que ser más sencillo bajarse un libro que comprarlo?
El problema real es que el libro electrónico no encaja con el sistema de producción, distribución y venta editorial actual. ¿Qué papel le queda a las librerías tradicionales? ¿Cómo pueden competir con los precios de los libros electrónicos?  ¿En qué quedan los distribuidores con sus almacenes llenos de cajas de libros? ¿Los acuerdos de las editoriales con las empresas de transporte o con las imprentas? Complejo. Eso sin mencionar a las bibliotecas.
Hace unos días leí un artículo similar en teleread sobre la peligrosa posición de dominio a la que amazon está llegando y en el que se salía el tema del canal alternativo de venta de eBooks de las editoriales. Mientras éstas se ponen de acuerdo, el estrapelo avanza y cada vez son más los que tienen un lector de libros electrónicos en España. Sería interesante ofrecerles una alternativa de calidad.
Libros encadenados, uno de los primeros ejemplos de DRM

By Manuel Algaba. 
Puedes seguirme en el blog Ríos de Tinta Eléctrónica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada