viernes, 6 de julio de 2012

La Comisión Europea cuestiona la legalidad de Francia y Luxemburgo para bajar el IVA en los ebooks

El mundo al revés. Si llevamos un tiempo quejándonos del IVA excesivo que presentan los ebooks con respecto a sus homónimos de papel, e incluso hemos asistido con esperanza al movimiento de algunos grupos políticos que querían impulsar dicha bajada del impuesto en los ebooks, ahora nos llevamos un gran varapalo con las últimas noticias llegadas desde La Comisión Europea. Y es que el máximo organismo europeo ha puesto en marcha un procedimiento de infracción contra Francia y Luxemburgo, debido a los tipos de IVA reducido que están aplicando en los libros digitales desde principio de año (del 7 y del 3% respectivamente)  pues considera que dichos precio reducidos son "potencialmente incompatibles con la legislación de la UE".

La legislación de la UE permite a los Estados miembros aplicar tipos reducidos del IVA a una lista limitada de bienes y servicios establecidos en el anexo III de la Directiva sobre el IVA. La descarga de libros digitales es considerado como un servicio prestado por vía electrónica, lo que no está incluido en esta lista y por lo tanto, no puede someterse al precio reducido.

En su comunicación de diciembre de 2011 sobre el futuro de IVA, la Comisión lanzó un debate sobre la posibilidad de avanzar hacia la convergencia de los tipos de IVA aplicables, por una parte, a los libros tradicionales y, por otro, a los libros digitales. La Comisión presentará propuestas a finales de 2013.
 
Francia y Luxemburgo, sin embargo, decidieron aplicar un tipo reducido a los libros digitales a partir del 1 enero de 2012, y muchas empresas decidieron "mudarse" sobre todo a Luxemburgo (como es el caso de Amazon por poner un ejemplo) para vender sus productos. Esta situación está creando serias distorsiones de competencia que perjudican a los operadores económicos en los otros 25 Estados miembros ya que los libros digitales pueden ser fácilmente adquiridos en un Estado distinto de aquel en el que reside el consumidor y, por la normativa vigente, se aplica la tasa del IVA en el país del proveedor no del cliente. 

Las empresas editoriales, distribuidores y otros Estados miembros se han quejado de que este IVA reducido ha tenido un grave efecto en la venta de libros (tanto digitales como tradicionales) en el primer trimestre de 2012 y su presión ha hecho mella en La Comisión Europea, produciéndose este procedimiento contra Francia y Luxemburgo que comentamos.

La Comisión considera que estas reducciones no pueden estar en línea con la legislación europea y ha instado a Francia y Luxemburgo para que en un mes presenten sus alegaciones. Si la información proporcionada no se considera suficiente, la Comisión formalmente podría afirmar que ha habido una infracción y enviar un dictamen motivado a los dos países para pedirles que cambien sus leyes, que es la segunda etapa del procedimiento de infracción.




Vía Comisión Europea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada